martes, 7 de septiembre de 2010

LA LUCIDEZ DE LOS PERDEDORES


Atentos a la ocurrencia de Kurt Vonnegut en su alucinante, divertida y trágica Matadero Cinco, relato sobre sus vivencias como prisionero de guerra americano durante el bombardeo de Dresde:


“El suponía que la intención del Evangelio era enseñar a la gente, entre otras cosas, a ser compasiva, incluso con las personas más bajas y ruines. Pero lo que el Evangelio enseñaba en realidad era esto: Antes de matar a alguien, asegúrate de que no está bien relacionado. Así es. El defecto de las historias de Cristo, decía el visitante del espacio, estaba en que era en realidad el Hijo del Ser más Poderoso del Universo, aunque pareciera un don nadie. Y los lectores así lo veían, de manera que cuando llegaba el momento de la crucifixión pensaban: ¡Esta vez han metido la pata al escoger a este tío para lincharle! ”


La ironía como carga de profundidad contra la moralidad convencional cristiana aliada que justificó este crimen de guerra: una matanza inútil, un destrozo vil de una ciudad indefensa, nada estratégica, con la Alemania nazi ya vencida (capitularon solo 3 meses después). Una venganza sanguinaria en la carne de los inocentes.

Los 30.000 civiles muertos en Dresde no tenían amigos influyentes.

Otro de esos. La lectura de Los Ensayos de Montaigne es absolutamente deliciosa e irresistible desde su publicación en Burdeos en 1580. Os recomiendo compraros la reciente edición en Acantilado, tenerlo en vuestra mesilla de noche y refrescaros con alguno de sus capítulos, abierto al azar, cuando os sintáis desorientados. Sí, Montaigne es el gran escéptico esperanzado; sus “Ensayos” un manual de vida basada en la inteligencia, el sentido del humor, la humildad y la ironía. Anoche me descojonaba leyendo su capítulo dedicado a la presunción. Dice:


“Me gusta no saber el cálculo de lo que poseo, para sentir con menor intensidad mis pérdidas... Ante un peligro no pienso tanto en cómo escaparé de él cuanto en lo poco que importa que escape... Me produce más fiebre el horror a la caída que el golpe. El avaricioso sale peor librado de su pasión que el pobre, y el celoso peor que el cornudo”


Entonces Montaigne cuenta esta anécdota de un amigo suyo:


“Se casó a una edad muy avanzada, tras haber pasado la juventud como un alegre compañero: gran hablador, gran burlador. Recordando hasta qué extremo el asunto de los cuernos le había dado para hablar y para burlarse de los demás, con el fin de ponerse a cubierto, se casó con una mujer que tomó allí donde todos las encuentran a cambio de dinero, y forjó con ella su alianza: “¡Buenos días, puta!” “Buenos días, cornudo”. Y en su casa de nada hablaba más a menudo y más abiertamente a quienes le visitaban que de este asunto”


Fantástico ¿no?

7 comentarios:

Pepe Momia dijo...

Matadero 5 me gustó mucho. La leí porque Fresán es fan (y otros chalaos similares también) . Lo de Montaigne como libro de cabecera... habrá que pensarlo: voy por la página 900 y pico de "Tu rostro mañana" de JMarías y me empieza a doler el costillar por el peso. A mi lado, Lous no queda mal debajo de su Anna Karènina.

Mabel dijo...

Para que te parezca una exageración la novela no está mal.. Pero si te lees el tochazo Marías y no la trilogía de Ford sobre Bascombe me sentiré muy desdichado

Mabel dijo...

La verdad es que Matadero 5 tiene cierta similitud con la última de Fresán, "El fonde del cielo" Ahora lo entiendo. Gracias por el link.

Fresán ha prologado la que ha nominado "Mejor Novela Americana del Narcotráfico" o "una versión narco-mex de El Padrino de Mario Puzo". Se trata de "El poder del perro" de Don Winslow.. escalofriante, aunque después de leer el Gomorra de Saviano uno ya no se sorprende en demasía. Magníficas las dos y, me temo, necesaria su lectura para entender un poco "peor" qué está pasando

Pepe Momia dijo...

También pasé por los muchos asesinatos de "El poder del perro" y su tesis de la "pomada total" en el narcotráfico. El libro me lo regaló un buen amigo pero, a pesar de su amistad y del prólogo de Fresán y de lo veloz que resulta su lectura... pues como que no. Sólo me quedó resonando una idea en la cabeza: ¿por qué no legalizan las llamadas drogas ilegales (hasta que las legalicen) de une vez por todas?

Pepe Momia dijo...

Por San Pablo Iglesias!!! Si a Felipe también se le ha escapado: http://www.publico.es/espana/336583/felipe/gonzalez/pide/legalizacion/internacional/drogas

LLENÁRESME ZOOT SUIT dijo...

Amigo: Alucinante (aunque describa a algunos alucinados, para nada; menos divertida que ingeniosa y sí, tan trágica como la guerra o la vida misma.-
Un gran saludo y gracias por presentarme a Richard Ford, a quien, leugo de un par de gugleadas, voy a leer.-
Un gran saludo

LLENÁRESME ZOOT SUIT dijo...

Buenas.- Te digo que leí EL PERIODISA DEPORTIVO de Ford.- No lo recomendaría.- La pregunta del millón es: ¿Cuál es la razón de la sinrazón por la cual ha sido tan elogiada y, además, por CRÍTICOS Y ESCRITORES destacadOs.- Será, digo, como la serie de TV Seinfeld, porque no trata de nada?? Un Gran Saludo e, igual, leeré EL DIA DE LA INDEPENDENCIA Y, si hay algún cambio estimulante ACCION DE GRACIAS.-