sábado, 6 de marzo de 2010

INSTRUCCIONES (4): Una de Kant (y otra de arena)


Es cierto, el título es un juego de palabras un pelín… apurado. Pero los muy bien recibidos por la crítica Tachenko, en su último CD “Os reís porque sois jóvenes” tienen una canción titulada “El Respland’Or” que creo yo que aún es más forzado (y un poco redundante, etimológicamente).


Este tema es también una canción política. En el video casero que hicimos queda suficientemente claro, por si alguien tenía alguna duda. Insistentes que somos (pero así se llama el álbum: "Instrucciones" y éstas deben ser así: claras ¿no?). Al menos hay tres (canciones políticas) muy evidentes en nuestras “Instrucciones” pero ésta sería la que escogería si me apretaran el cuello con un cuchillo a la vez que me amenazan con arrancarme todas las uñas (incluso las de los pies) una a una (mientras en off suenan las obras completas de Jaime Morey) para que confesara cuál de estas tres me gusta más. Y es así, me gusta más, porque aún siendo tan literal y directa como las otras, “Kant” me parece algo más sutil, con alguna vuelta más que las otras dos. Aborda asuntos de actualidad y, por eso, podría ser lo que se llamó en su momento una “topycal song” (y que en nuestro ámbito se ha denominado “canción protesta”), pero tiene otro tono, algo como por debajo, un asunto interno.


Lo que subyace a la canción —y perdonad que me ponga estupendo— es el confuso mundo de la hipocresía política, la descohesión social y la rutina de las malas noticias y las explicaciones post hoc de periodistas y expertos. Y, para no caer en el pesimismo o el escepticismo, además bosqueja un apunte de solución (que uno es, como poco, ambicioso y, la mayoría de las veces, incluso presuntuoso y pedante): la necesidad de echar un vistazo, de recordar, los principios de la modernidad, los básicos de la ética. El Zara del comportamiento humano. Nada sofisticado. Pero potente y útil como esos buenos (por sencillos y a tiempo) consejos de tus padres / hermanos mayores / amigos que te quieren bien.


Sí, lo reconozco, Kant no está de moda ni siquiera entre los profesionales de la filosofía. Hasta Hobbes parece más vivo (y más aplicable, no sé, a Oriente Próximo). Y yo no soy precisamente un experto en este campo (ni en ningún otro). Por otro lado, el tipo parece más bien un tostón. Pero, claro, ir directamente al relativismo moral, caer en la postmodernidad más on fashion, sin detenerse al menos un momento en sus bases, en los fundamentos previos, parece un motivo suficiente para una de esas canciones que parecen querer decir «¡eh! ¿os habéis fijado?».


Y es que tengo la impresión de que, respecto a la Ética, hemos pasado al postre sin habernos parado en el segundo plato. Y algunos ni en el primero.


La canción empieza —después del redoble más exacto de la historia del pop, permitidme— un poco así como easy-listening, algo jazzy-bossa, pero roto por el hábil arreglo de guitarra (para darle un poco de dureza al tema, que se lo merece). El estribillo, afirmado por los estupendos yeah-yeahs de las chicas, se acaba, en el aire, con un Si menor que parece un precipicio, para empezar de nuevo con la misma armonía de la estrofa transportada sólo un tono más arriba (un “vamos más allá” muy necesario), hasta el siguiente estribillo. Y luego estaba el reto total: colocar el Principio Categórico, la Regla de Oro kantiana, en una canción. Pero claro, eso es un reto pequeño para el Glan Lidl que nos lidela, como ya apuntamos en el post inicial de esta serie. Así que, elegantemente colocado al final como un rap deslizándose sobre la armonía del estribillo, ahí está. En los conciertos solemos decir que es la primera vez que esto se hace en el mundo mundial, aunque no es del todo cierto. Incluso hay un grupo mejicano que se llama “Descartes a Kant”.


Un temazo, vamos, digo yo.


Una de Kant y otra de arena (escuchando el telediario)


V1: Lam Sim / Re Do Re / Lam Sim / Do Re /

Ch1: Fa Mi7 Lam7 Do7 (x2) / [Lam - Sim]

V2: Sim Do#m7 / Mi Re Mi / Sim Do#m / Re Mi

Ch2 y Rap: Sol Fa# Sim Re7 (x2) / [Sim Do#m]


Me cuentan / historias de violencia / de la enésima guerra / que no hizo falta empezar. / Parece / que esperan algún mesías / superstición y mentira / ¿quién los tiene que salvar? / Me dicen / que ya no queda gente honrada / que mantenga la mirada / cuando se trata de hablar. / (Ch1) Es un trabajo ambicioso, / sin sueldo y sin horario: / se trata de sobrevivir / al próximo telediario. / No es difícil de entender: / consiste en actuar / como si a tu alrededor / viviera alguien más. / Me cuentan / que han matado a otra mujer / que apenas si lo pudo ver / llegar con el puñal. / Me entero / que han estafado a nosecuantos; / los ladrones de cuello blanco / consiguieron escapar. / Les ruego / que tomen nota de esto, / y si no que vayan leyendo / alguna cosa de Kant. / (CH2) / Rap: " Obra sólo según una máxima tal, que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal" /" Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin y nunca meramente como un medio".






4 comentarios:

Bill, el de la catana dijo...

Preciosa letra y canción.
En mi educación primaria y secundaria, nos proyectaban una y otra vez las 3 siguientes: "las sandalias del pescador", "los cañones de navarone" y "Del rosa al amarillo" y vuelta a empezar. Nunca he vuelto a ver a Anthony Quinn sin ganas de degollarlo. Aquello era como la tortura de "La naranja mecánica" en plan Concertado (TM). Luego se inició una persecución. Alfanhuí, El Jarama y sanchez Ferlosio detrás, yo delante. No me dieron caza. Al volver la esquina me calló Kant encima, como el piano de Mudanzas Castillo en toda la cresta. Con este tema, siento que me he quedado con la esencia de Kant. Así sí, HH Maristas:)

Pepa González dijo...

Una canción redonda como un anillo, de dentro hacia fuera.
Pues a mí me enseñó Kant una calienta... que se cosía sus bragas de encaje (li-te-ral-men-te) en su mesa de clase, encima de la enorme tarima de madera.
Luego fue un compañero (ahora es poli) que le preguntó: "señorita, ese Kant, ¿no era el festival de cine ese que hacen por el extranjero?". Magnífico el CEU, ahora está degenerando.

Mabel dijo...

Probablemente uno de los estribillos más difíciles con los que ha tenido que enfrentarse este trovador.. Finalmente encontré la inspiración en un tema del mítico Bill Withers (http://www.youtube.com/watch?v=kFCh3Fm17p8)que escuché en un vinilo que me compré en Chicago hace 22 años???? ¡Ahora mismo me bajo sus grandes éxitos! Una letra que da gusto cantar.. otra vuelta de tuerca en el camino del ya uno de los mejores letristas del pop español

Bill dijo...

Ahora tenéis que componer "Arena"