lunes, 22 de marzo de 2010

INSTRUCCIONES (6): En Fuga de La



Remitido por la autora, Marisa Reñé:



Por supuesto, esta letra nunca se escribió para ser canción. Yo no sé hacer esas cosas, ni poemas. Lo que ocurre es que un pensamiento toma forma en el papel cualquier noche de forma inesperada. Son ajenos a mí, hasta que los escribo. Me pasa también algo parecido cuando llevo a otra persona en el vientre, hasta que la abrazo. Ocurre poco a poco. Una dimensión única, una relación inexistente.


Con esto de las canciones estoy sorprendida y agradecida doblemente a las momias. Además de que alguien me escucha, lo puede hacer en forma de melodía (que con eso siempre se gana).


Esta pequeña historieta, esta canción, no es nada inextricable, críptica ni indescifrable (tuve que buscar la primera palabra en el diccionario) como dice mi admirado Pepe, alter ego Supermaño, supongo.


¿Quien no ha visto o sufrido algo así? Una historia común, a veces fantaseo un poco y no más.


Los amores que ansiamos y nunca alcanzamos. Todos, algunas veces, seguimos siendo ese niño que quiere ser como se espera. Y así nos traicionamos.


- Quiero que me quieras como soy pero temo al rechazo. Así que me conformaré con una mentira que me mantenga a tu lado y nos resulte soportable. Te haré creer…o fingiremos a coro.


Pero, alguna de esas veces, un tiempo después, nos atrevemos a preguntarnos:


- ¿Y qué perdimos por el camino? ¿Qué hubiera sido arriesgando?


En pocas ocasiones de alguna de esas veces, descubrimos que no es esa la forma (…que esa no es la manera) que deseamos.


Excepcionalmente, en esas pocas ocasiones de alguna de esas veces con cierto aire irónico y sabor agridulce deseamos venganza como mi protagonista:


Porque es tarde y mentira,

te diré que lo siento.

Para que sufras a destiempo

te contaré un cuento.


…Y en un arranque de sinceridad, deseamos abocar al otro a comprender nuestra verdad:


Érase una vez, que se era,

que para amainar tu pena

había que creer una mentira,

que arrastró toda mi alma

y le perdí su huella.

Y así, agotaste

nuestros días más felices,

que no pudieron existir

para que tú no sufrieras.


Mi prota es una hija despechada que descubre lo triste de la mentira que ha construido para no perder el amor de su madre. Se arrepiente y decide sincerarse pero todo es una fantasía, una fuga, un deseo no cumplido, que dura los tres párrafos centrales para confesarse en el último párrafo y volver a la triste realidad:


Y sigo buscando

como un perro faldero,

nostálgica de amor,

tu regazo materno.


Como destripar es destrozar (pero Pepe así me lo pedía), espero no haber desilusionado demasiado y que podáis seguir escuchándola con vuestra percepción primera que siempre será mejor pues cualquier canción así se enriquece, reconocerla y hacerla nuestra. Con ese anhelo espero la siguiente entrega de este blog pues pocas veces hice una canción tan mía como de buenas maneras.


Por cierto, que una vez le pregunté a Pepe por ella, se hizo el remolón y ahora no le queda otra.


En Fuga de La:


Adiviné demasiado tarde / que podía ser sincera, / que la culpa de mi sexo / en exceso te incumbía. / Porque es tarde y mentira, / te diré que lo siento. / Para que sufras a destiempo / te contaré un cuento. / Erase una vez, que se era, /que para amainar tu pena /había que creer una mentira, / que arrastró toda mi alma / y le perdí su huella. / Y así, agotaste / nuestros días más felices, /que no pudieron existir / para que tú no sufrieras. / Y sigo buscando / como un perro faldero, / nostálgica de amor, / tu regazo materno.


V: La Dom# Re / Sim Dom# Sim 2x à Mi

Ch: La Sim Dom# Rem / La Sim Fa Mi

Var (en “faldero”): La Dom# Lam Re / La Dom# / Fa Sol

Fin: La Dom# Lam Re






3 comentarios:

Mabel dijo...

Querida Marisa.. es reconfortante sentir inteligencia y emoción expresada de una manera tan sencilla y humilde. Gracias.
La música está apropiada en parte de la que puse hace mucos años a un poema de Neruda que quizá-seguro guarde relación "Puedo escribir los versos más tristes esta noche.."
¡Queremos más reñepost!!

josema dijo...

Este tema tiene dos partes que me gustan mucho.
1ª. Las tremendas frases de venganza antes del estribillo
"Porque es tarde y mentira,
te diré que lo siento.
Para que sufras a destiempo
te contaré un cuento".
(la que más nos llama la atención a MMar y a mi mientras la tocamos es "para que sufras a destiempo").
2ª. Después de la estrofa vengativa viene un gran silencio que introduce el estribillo que comienza a modo de cuento. Lo que no tiene desperdicio en este silencio es el movimiento de las baquetas de la Lou contando las partes del compás para dar la entrada.
Es un tema precioso con un título muy chulo.

Pepa González dijo...

Qué buena letra, Marisa. Y qué gran verdad, el miedo ese abismo de detrás, de decepcionarse a uno mismo mirándose las manos vacías.
Es redonda, Marisa, redonda.