lunes, 18 de mayo de 2009

¡CUIDADO!



¡Cuidado!, están muriendo demasiados poetas.
La pandemia está al llegar,
esta vez sí,
existen, por fin, certezas:
la OMS no ha dicho nada.
¡Guardad vuestras espaldas!


Alguien podría oíros caer en un verso,
interpretar una palabra accidental, irreflexiva,
quizá un beso a vuestros hijos,
como una metáfora,
o el suave siseo de una sedosa caricia,
como una aliteración.

¡Cuidado!

Yo, como del tabaco,
ya me estoy quitando.



5 comentarios:

loli Pérez dijo...

Es uno de mis más queridos autores.

Seguro que desde donde esté, ve tu poesía.

Un abrazo y gracias por compartir

Loli

Mónica dijo...

Entrañable, querido, popular, sencillo, un maestro...
Poeta como el que más, en la Argentina se lo lee y se lo canta, indisolublemente asociado a "La tregua", tomó aún más popularidad cuando su novela fue llevada al cine.
Gracias

inma dijo...

Pepe, no te quites de todas las "perversiones" a la vez, que luego el cuerpo y el alma hacen de las suyas.
Un abrazo
Inma

Pepe Momia dijo...

Gracias por los comentarios. Se me ocurre que, bueno, si a los poetas se les exila, se les persigue, se les roban premios o dinero. Y si algún dios o algún demonio les dedica adicción, enfermedades crónicas, dolor y demencia... habrá que intentarlo: eso sólo puede significar que poseen la mayor de las fortunas.

joseavilaescritor.blogspot.com dijo...

Por física coincidencia.desde hace un mes tengo bajo mi almohada el libro de cuentos «La muerte y otras sorpresas» de Benedetti. Me llamaron la atenciòn los cuentos «La muerte y Péndulo». Cuando supe que estaba mal, en la pasada consigna traté en el blog del taller llamar un poco la atención pero no me pararon bolas. Es un escritor que admiro mucho.Un saludo.